lunes, 16 de febrero de 2009

“EL MURO INVISIBLE O LOS OTROS ME DAN LA PLENA EXISTENCIA”

Para que pueda ser he de ser otro, salir de mi, buscarme entre los otros,

los otros que no son si yo no existo, los otros que me dan la plena existencia.

OCTAVIO PAZ



La imagen a la que haré referencia en este análisis pertenece a una obra del artista Español Santiago Sierra (Madrid, 1966), se trata de “Muro cerrando un espacio” presentada en el pabellón de España, en la Bienal de Venecia, Italia. En el año 2003. En este sentido me parece importante señalar de manera breve que Santiago Sierra se ha nutrido de las derivaciones principales del ready-made duchampiano. De un lado está la postura sostenida por Joseph Beuys: la obra de arte debe transformarse en un perenne motivo de discusión. Por otra parte, encontramos una de las máximas que patentizó la ideología pop de Andy Warhol: "Yo quiero ser una máquina". Aunque Sierra termina por desmontar el minimalismo clásico, hasta sumarle una dinámica física y mental acorde a las circunstancias de la época. De igual forma le interesa un contrapunteo entre el arte de movimiento (no de contemplación) y la quietud de los acontecimientos sociales que usa como materiales pobres (personas desempleadas, emigrantes, prostitutas, etc.) Sierra habla entonces, de las relaciones entre la sociedad y el poder actual.

Semejante al artista belga Francis Alÿs, instalarse en la ciudad de México desde 1995 le permitió a Santiago Sierra descubrir un "inmenso laboratorio al aire libre" al experimentar con sus antagonismos y operar en un sistema de resistencia a la modernidad visible en una megalópolis que se adecuaba a las intenciones del nuevo intruso: recrear la explotación capitalista del trabajo asalariado en una tentativa de fundir arte y economía, minimalismo y posperformance, diferencia y repetición entendiendo esto ultimo como los procesos en los que desarrolla su obra, es decir , que a partir de estrategias distintas genera diferentes obras pero sus procedimientos son en cierta forma repetitivos.

En cuanto a los comentarios polémicos sobre la obra es importante señalar que el diario ABC, apuntaba “exteriores envía a Venecia a un artista que ha pagado con droga a sus modelos por dejarse tatuar la piel”[1] de igual forma Francesco Bonami curador general de la 50 Bienal de Venecia respondiendo a la pregunta sobre la elección de Sierra para participar, comento “es un artista que no interesa en absoluto, en México lo detestan, dicen que es un explotador”[2] por otro lado y en contra posición Cuauhtémoc Medina afirma “dichas insinuaciones son un índice in mejorable de la irritación que provoca la obra, es decir su capacidad de irrumpir la rutina de participación artística… esta hecha para producir conmoción… es éticamente incomoda, su carácter es público y mundano… no piensa en la prensa especializada… insita al debate social.”[3]

Sabiendo de antemano que no se analiza la obra de Sierra, me pareció importante dar estos referentes sobre su trabajo por dos motivos, el primero es señalar el origen de la forma como concibe sus imágenes (el registro de su obra) porque tiene que ver con su manera de operar como artista y segundo, varios comentarios a parte de los que señalo fueron el preámbulo para la obra que se presento en la bienal y por consecuencia a la imagen que comentare a continuación. 


Primer Intento: Contenido Primario

En cuanto a la composición o análisis formal de la imagen podemos observar, dos elementos, el primero es una barda hecha a base de ladrillos del lado izquierdo la cual seria el elemento principal y un pilar o muro del lado derecho. A partir de estos dos elementos se genera una perspectiva que da profundidad y equilibrio a la composición. El equilibrio también se da en la contraposición de dichos elementos por contraste de forma, extensión, color y textura. Pero el contraste principal entre ambos es la dirección, mientras uno se extiende hacia el fondo, el otro se acorta y se queda en el frente. Generando tensión de movimiento es decir mientras la barda de ladrillos tiene movimiento y ritmo ( por la secuencia de ladrillos que la forman) el otro elemento permanece estático. Por el factor de perspectiva se concentra la luz de frente y a los lados de la imagen y hacia el fondo se hace oscuro. De igual forma se genera un espacio pequeño en la parte inferior que da referencia al piso. Ambos elementos de cada lado cubren la extensión del espacio de arriba a abajo.

Cabe señalar que ésta imagen (que es el registro de la obra) se acompaña de otras que complementan el mismo, pero esta imagen me permitirá hacer algunas analogías con imágenes posteriores. Sin embargo para explicar o describir la imagen desde varios ángulos se menciona en el catalogo de la bienal la siguiente descripción:

“Un muro de ladrillo construido de suelo a techo y dispuesto en paralelo a la pared de la puerta de acceso. El muro se encuentra a solo 65cm de la primera pared interior, que alberga el cuarto de baño, a la izquierda de la entrada, y un pequeño almacén, a la derecha. Las puertas de dichos espacios fueron retiradas quedando como únicos espacios accesibles el recibidor y un corredor de 65cm de ancho y 25m de largo, más el cuarto de baño y el almacén.”[4]

Y como referente mostraré dos imágenes más de la misma pieza y por tanto complementarias a esta imagen. Que ayudan a entender mejor la cita anterior y a mirar el contexto de la imagen que se analiza.





Segundo Intento: Contenido Secundario

La imagen se rige por un significado secundario que se identifica de manera inmediata.

El muro. Un muro es una construcción que presenta una superficie vertical y sirve para cerrar un espacio. Se define como muro: “Toda estructura continua que de forma activa o pasiva produce un efecto estabilizador sobre una masa de terreno”. El carácter fundamental de los muros es el de servir de elemento de contención de un terreno, que en unas ocasiones es un terreno natural y en otras un relleno artificial. -Obra de albañilería con la que formando una placa vertical sirve para cerrar un espacio, sostener una techumbre.

En este mismo sentido es que el muro extiende sus funciones edificadoras hacia otras funciones que impactan la vida social, las cuales tienen relación con la obra de Sierra y a su vez con el sentido de la imagen, la cual muestra una disyuntiva desde el momento en que la dividimos entre derecha e izquierda, arriba y abajo. Pero de igual forma el sentido de separar o dividir que se le da al muro se a trasladado a la cuestión política y social, por ejemplo la Muralla China, el Muro de Berlín o el llamado Muro de la vergüenza, etc. El Muro de Berlín fue completado durante la fortificación exhaustiva de las fronteras de la RFA y – en menor proporción – de otras fronteras occidentales de los países del Pacto de Varsovia, haciendo palpable el llamado Telón de acero. Como el resto de fronteras, el Muro de Berlín estaba provisto de un sistema muy completo de alambre de espino, fosos, barreras antitanque, recorridos para patrullas y torres de vigilancia. El muro estaba formado por: 41,91 km de muro de una altura de 3,60 m. De la frontera de 156,4 km de Berlín Oeste, 43,7 km colindaban con Berlín Este y 112,7 km con Bezirk Potsdam. 64 km de del recorrido estaban en áreas edificadas, 32 km en zonas boscosas, 37,95 en descampados y 37,95 km en ríos y lagos. Las tropas fronterizas de Alemania del Este tenían órdenes de impedir por todos los medios la evasión de cualquiera que intentara cruzar el muro, incluido el uso de armas de fuego, aun a costa de la vida de los fugitivos. En el Muro de Berlín, las órdenes de disparar se dieron numerosas veces; el número de muertes supera la media de las producidas en las fronteras de la RDA. Es por ello que como consecuencia el muro toma características de frontera o separación de cualquier índole, país, religión, etc.

Es entonces que en la búsqueda de imágenes similares a la Sierra (muros que cierran un espacio), me encontré que la mayoría de ellas habían sido tomadas del mismo ángulo y con la misma intención. Sin que estas imágenes tengan relación con el sentido de la obra que se analiza porque son meramente documentales.

De tal suerte que para representar la división o la frontera a través de la imagen se ha creado ya un iconografía pues al indagar otros ejemplos de muros o fronteras las imágenes son tratadas de una forma similar.

Incluso la imágenes de registro de diversos artistas que trabajan con temas como los de Sierra (inmigrantes, frontera, desplazados, etc.) Tienen la misma connotación.


Tercer intento: Significado

Ahora intentaré explicar el carácter simbólico de la imagen en cuestión ,en relación a con otras imágenes de obras de Santiago Sierra y con ello una aproximación con su significado. La obra de sierra como ya se ha mencionado tiene una relación directa con los temas que aluden a la frontera y por tanto a los muros. Pero es importante resaltar que éste concepto es más amplio porque se refiere como lo señala el mismo artista a:

“una obstrucción impide el intercambio en las posiciones de los elementos situados uno a otro al lado de ella… puede ser la concreción física de una prohibición y tener así una función represiva… o impedir el acceso de una fuerza coercitiva a nuestro territorio lo que le daría una función emancipadora. De un lado de la línea habría prohibición y del otro lado obstrucción.”[5]

Entendido de esta forma desde la perspectiva del propio artista, podemos ampliar el sentido o significado de “muro”, incluso podemos hablar de frontera, limites, bloqueo, trinchera, etc. Pero si observamos las imágenes de Sierra podemos constatar que la idea de muro prevalece y la podemos discernir desde la composición de la imagen como de su posible significado.

Primero si lo vemos desde su composición entendemos que su “muro” es una línea que divide en dos el espacio, que tiene una proporción entre ancho y largo done la dimensión de lo ancho es pequeña y la de lo largo es extensa en proporción a lo ancho, que esta compuesto por unidades que se repiten de manera constante y tienen cierto ritmo, además de formar una línea perfectamente definida. Lo segundo sería el significado que da a los objetos o personas que construyen sus imágenes, porque están dispuestos en relación a un muro o dichos elementos forman un muro y cumplen las características compositivas de lo que referimos primero. 

En éste sentido pongo de ejemplo las siguientes imágenes, las cuales son registro de otras obras de Santiago Sierra y creo que ilustran de manera significativa los comentarios que hice sobre las semejanzas con la imagen de “muro cerrando un espacio.” 


Por último: de la invisibilidad y los otros me dan la plena existencia

Quiero concluir con dos ideas sobre la imagen referida en el texto. Al hablar de la invisibilidad quiero hacer referencia directa a la película del Ángel Exterminador, dirigida por Luís Buñuel; en la cual se forma un muro invisible que no permite a los asistentes a una cena salir del recinto, sin saber porque no pueden hacerlo y éste hecho genera el discurso de toda la obra. Lo interesante es como Sierra parte de ésta obra para desarrollar varias de sus piezas. En el entendido de que existen muros inmateriales, que hacen innecesarios los otros de ladrillo de los que solo hay una concreción visualizable, una redundancia. “Hace tiempo que me muevo entorno a la idea del Ángel Exterminador, una película que considero base de mi trabajo”[6] 


En cuanto a los otros, creo finalmente que las imágenes de Santiago Sierra encierran un sentido social que lo involucra activamente con su entorno y el arte actual, sin hacer de el un artista activista o un simulador, es decir que desde mi punto de vista no se aprovecha de las circunstancias de las personas con las que trabaja pues incluso aunque sea parte de su obra, las remunera. A demás denuncia y actúa en consecuencia con sus implicaciones, dando sentido a la frase de Octavio Paz con la que inicie el texto “Para que pueda ser he de ser otro, salir de mi, buscarme entre los otros, los otros que no son si yo no existo, los otros que me dan la plena existencia.”[7]


En el mismo sentido Sierra comenta “Ese Ángel Exterminador es siempre el mismo y creo tenerlo bien localizado”[8]


Bibliografía

WARBURG, Aby, “ El Ritual de la Serpiente”, México, Sexto Piso, 2004
BENEDETTI, Mario, “Poemas de Otros”, México, Punto de Lectura, 2002
GROSENICK, Uta, “Art Now”, TASCHEN, Inglaterra, 2005
MARTINEZ, ROSA, Entrevista a Santiago Sierra, 50 Bienal de Venecia, Catálogo, España, Ministerio de Asuntos Exteriores, 2003
MEDINA, Cuauhtémoc, “SANTIAGO SIERRA” 50 BIENAL DE VENECIA, España, Ministerio de Asuntos Exteriores, 2003
PANOFSKY, Ewin, “Estudios sobre la Iconología”, España, Alianza Editorial, 1984
Pabellón de España, “SANTIAGO SIERRA” 50 BIENAL DE VENECIA, España, Ministerio de Asuntos Exteriores, 2003

[1] ASTORGA, Antonio, Diario ABC, 8 de Febrero de 2003, p. 58 – 59 

[2] MOLINA, Ángela, El País, 22 de Marzo de 2003, p. 17

[3] MEDINA, Cuauhtémoc, “SANTIAGO SIERRA” 50 BIENAL DE VENECIA, p. 216

[4] “SANTIAGO SIERRA” 50 BIENAL DE VENECIA, p. 146

[5] MARTINEZ, ROSA, Entrevista a Santiago Sierra, 50 Bienal de Venecia, Catálogo, p. 152

[6] Idem, p.180

[7] BENEDETTI, Mario, Poemas de Otros, cita Octavio Paz. s/p

[8] Op. Cit. MARTINEZ, Rosa, p. 18

No hay comentarios: